H i s t o r i a

Cronología

Principios del siglo XX

Fundación de la bodega en L’Avellà como cooperativa del pueblo, en donde se elaboraban vinos y aceites que se exportaban a Cuba.

1984

La familia Peris reconoce el alto valor histórico de una pequeña bodega y el potencial del territorio de L’Avellà y funda la bodega MontRubí, en donde se comienza elaborando cava.

2000

Tras años de elaborar cava y de presenciar cómo el sector atravesaba una batalla feroz de precios, la familia decide cambiar el rumbo y se emprende el Proyecto GaintusEsta apuesta consistió en la recuperación de la variedad Sumoll y sentó una base sólida de la filosofía de MontRubí.

2001

MontRubí lanza al mercado el primer monovarietal del mundo 100% Sumoll: Gaintus.

2006

Plantación de nuestra icónica viña de Sumoll en formación vertical.

2010

Primera añada de nuestros monovarietales jóvenes Black & White.

2019

Reforma y ampliación del edificio de la bodega.

2020

Inauguración del Chalet del año 1.902 de patrimonio histórico y cultural con restaurante propio, Wine Bar, salones para eventos y diferentes espacios al aire libre.

Próximamente

Inauguración del hotel rural de MontRubí.

La Finca

Un entorno idílico de cepas que se internan en bosques profundos de pino mediterráneo y conviven en un medio salvaje con sotobosques aromáticos, donde habitan especies animales como el jabalí, la liebre y el águila perdicera, en nuestra finca de más de 100 hectáreas.

El proyecto Gaintus

Cuando se fundó la bodega en el año 1984, en un edificio de 1880 que hasta principios del siglo XX elaboró vinos y aceites que se exportaban a Cuba, comenzamos elaborando cava. Después de algunos años y tras experimentar la batalla de precios que atravesaba el sector del cava, decidimos cambiar el rumbo y apostar por un proyecto diferente: elaborar vinos tranquilos con variedades autóctonas y para ello emprendimos el “Proyecto Gaintus”.

Este proyecto comenzó en el año 2000 y se identificó con nuestra voluntad de recuperación de la variedad Sumoll, una uva que  antiguamente estaba muy extendida en Cataluña y especialmente en el Penedès, sin embargo, el hecho de que fuera una variedad delicada y difícil de cultivar, junto a la plaga de la filoxera de la vid y la replantación con variedades de uva blanca para la elaboración de los vinos espumosos, hicieron que fuera desplazada por otras variedades foráneas, quedando prácticamente extinguida.

En el año 2001, tras recuperar un antiguo viñedo de Sumoll que había “sobrevivido” a la extinción, lanzamos Gaintus, el primer monovarietal de Sumoll tinto del mundo. El nombre Gaintus hace referencia a la señalización de una ruta de escalada en Los Pirineos y simboliza el desafío al que se enfrentaba MontRubí.

Este fue un camino de largo recorrido ya que cuando apostamos por la recuperación de la variedad Sumoll, a nuestro alrededor nos aconsejaban no embarcarnos en esta aventura por tratarse de una variedad muy delicada y difícil de cultivar. Fue una etapa experimental dado que no había muchos estudios acerca de cómo vinificar esta delicada variedad. Sin embargo, podemos decir que, a lo largo de los años, fuimos aprendiendo a domesticarla y así obtuvimos el reconocimiento como la primera bodega del mundo en producir vinos 100% Sumoll.