H i s t o r i a

Cronología

Finales del siglo XVIII

Fundación de la bodega en L’Avellà como cooperativa del pueblo, en donde se elaboraban vinos y aceites que se exportaban a Cuba.

Siglo XX

La bodega del Avellà permanece abandonada durante décadas, pero las viñas siguen siendo trabajadas por históricos aparceros. 

1984

La familia Peris reconoce el alto valor histórico de la pequeña bodega y el potencial del territorio de L’Avellà y funda la bodega MontRubí, en donde se comienza elaborando cava.

1986

La familia Peris decide apostar por un joven enólogo, Josep Queralt, quien hoy en día sigue siendo el encargado de elaborar nuestros vinos, después de más de 30 años. 

1992

La fiebre de los Juegos Olímpicos de Barcelona, impulsa el sector del cava y MontRubí vive unos años pletóricos produciendo cavas de pequeño tiraje, algunos premiados por prestigiosos catadores. 

2000

Tras años de elaborar cava y de presenciar cómo el sector atravesaba una batalla feroz de precios, la familia decide cambiar el rumbo y se emprende el Proyecto GaintusEsta apuesta consistió en la recuperación de la variedad Sumoll y sentó una base sólida de la filosofía de MontRubí.

2001

MontRubí lanza al mercado el primer monovarietal del mundo 100% Sumoll: Gaintus.

2006

Plantación de nuestra icónica viña de Sumoll en formación vertical.

2010

Primera añada de nuestros monovarietales jóvenes Black & White. Hoy en día exportados a más de 22 países.

2018

Reforma y ampliación de la bodega incorporando la última última tecnología del sector de vino y construyendo una nueva sala de crianza.

2020

Inauguración del Chalet del año 1.902 de patrimonio histórico y cultural con restaurante propio, Wine Bar, salones para eventos y diferentes espacios al aire libre.

Próximamente

Inauguración de Casa Gran 1771. Un hotel boutique de 10 habitaciones, con gimnasio, salon con chimenea, bar y piscina. 

La Finca

Nuestra finca de 100 hectáreas se ubica en el Valle de L’Avellà, un paraje idílico en el Alt Penedès, donde nuestras 40 hectáreas de viñas, dispuestas en 35 parcelas, se encuentran rodeadas de bosque de pino mediterráneo, encinas, olivos y robles.

En el pueblo de L’Avellà, donde se sitúa MontRubí, se encuentran las dos bodegas, el hotel Casa Gran 1771, y el chalet, una obra arquitectónica de finales del s.XIX totalmente restaurada, y que alberga el restaurante gastronómico, el Wine Bar de verano, el de invierno y la tienda de vinos.

De nuestras viñas, vendimiamos únicamente uva certificada ecológica de variedades autóctonas de nuestra zona. Llevamos años cuidando de nuestra finca para tener un patrimonio natural que todo el mundo quiera venir a disfrutar.

Uno de los enclaves más importantes de MontRubí, son los restos de la Ermita de Sant Andreu de L’Avellà, del S.XI, que decidimos recuperar junto a los arqueólogos de Arqueovitis, desde ese punto, se puede visualizar toda la finca en 360º.

En MontRubí apostamos por una forma de trabajar el campo que sea fiel a como lo hacían nuestros ancestros. Entendiendo el ecosistema del viñedo y respetándolo, así conseguimos unos vinos que dan a MontRubí su carácter único. 

El proyecto Gaintus

Cuando se fundó la bodega en el año 1984, en un edificio de 1880 que hasta principios del siglo XX elaboró vinos y aceites que se exportaban a Cuba, comenzamos elaborando cava. Después de algunos años y tras experimentar la batalla de precios que atravesaba el sector del cava, decidimos cambiar el rumbo y apostar por un proyecto diferente: elaborar vinos tranquilos con variedades autóctonas y para ello emprendimos el “Proyecto Gaintus”.

Este proyecto comenzó en el año 2000 y se identificó con nuestra voluntad de recuperación de la variedad Sumoll, una uva que  antiguamente estaba muy extendida en Cataluña y especialmente en el Penedès, sin embargo, el hecho de que fuera una variedad delicada y difícil de cultivar, junto a la plaga de la filoxera de la vid y la replantación con variedades de uva blanca para la elaboración de los vinos espumosos, hicieron que fuera desplazada por otras variedades foráneas, quedando prácticamente extinguida.

En el año 2001, tras recuperar un antiguo viñedo de Sumoll que había “sobrevivido” a la extinción, lanzamos Gaintus, el primer monovarietal de Sumoll tinto del mundo. El nombre Gaintus hace referencia a la señalización de una ruta de escalada en Los Pirineos y simboliza el desafío al que se enfrentaba MontRubí.

Este fue un camino de largo recorrido ya que cuando apostamos por la recuperación de la variedad Sumoll, a nuestro alrededor nos aconsejaban no embarcarnos en esta aventura por tratarse de una variedad muy delicada y difícil de cultivar. Fue una etapa experimental dado que no había muchos estudios acerca de cómo vinificar esta delicada variedad. Sin embargo, podemos decir que, a lo largo de los años, fuimos aprendiendo a domesticarla y así obtuvimos el reconocimiento como la primera bodega del mundo en producir vinos 100% Sumoll.